ESTO ES LO QUE TIENES QUE COMER PARA REFORZAR TU SISTEMA INMUNOLÓGICO



El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus. A través de una reacción organizada, ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden.


Es la primera línea de batalla de un organismo, crucial en estos tiempos en los que el Covid-19, afecta a la mayoría de los países en el mundo.


Cuando algo amenaza a nuestro cuerpo, el organismo debe empezar desde cero y construir las defensas necesarias. Pero, en el caso de un virus, este proceso generalmente toma más tiempo.


Los nutrientes que obtenemos a través de los alimentos cumplen un papel muy importante en el desarrollo y el buen estado de nuestro sistema inmune. En el caso de presentarse un déficit o falta de algún nutriente este sistema verá disminuida su capacidad de defendernos.



¿Cómo reforzar tu sistema inmunológico?

Los alimentos no son exactamente medicinas, pero muchos de ellos tienen nutrientes básicos para mantener el organismo en buen estado. Entre otras cosas, contribuyen a mejorar la respuesta del cuerpo ante diversas dolencias actuando sobre el sistema inmunológico y haciéndolo más eficiente.


Una dieta alcalina

Son alimentos frescos como frutas, verduras, espinacas, algas, zanahoria, aguacate. Otros alimentos que ayudan son plátano, almendras, nueces y frutos secos como el dátil y la ciruela pasa.


El agua alcalina también puede entrar en esta dieta. Las carnes rojas, blancas y legumbres ayudan a que el cuerpo se defienda de mejor manera ante las enfermedades.


Aquí te mostramos algunos alimentos y sus propiedades, que puedes tomar en cuenta para elevar tu sistema inmunológico:


Ajo

Es saludable por distintas razones. Antiguamente se usaba para combatir las infecciones, porque es un eficaz antibacteriano, antiviral y antifúngico. Hace disminuir la presión sanguínea y retarda el endurecimiento de las arterias. Las propiedades inmunológicas del ajo se deben a su considerable concentración de compuestos de sulfuro como la alicina. Previene los resfriados y combate la fiebre.


Almendras

La vitamina E que contienen es clave para un sistema inmunológico saludable. Es una vitamina liposoluble, lo que significa que necesita grasa para absorberla de manera adecuada. Las almendras, así como nueces y otros frutos secos, tienen ambas cosas.


Arándanos

Tiene un compuesto denominado atocianina, que le da su color oscuro, con propiedades antioxidantes y protectoras. Son especialmente valiosos para el sistema de defensa del tracto respiratorio. Un estudio determinó que las personas que los consumían en cantidad eran menos propensas a tener infecciones respiratorias y resfriados.


Brócoli

Aporta numerosos minerales y vitaminas, entre las que destacan la A, C y E, además de antioxidantes y fibra. La mejor manera de obtener todos sus nutrientes es cocerlo lo mínimo posible o, mejor, tomarlo crudo.


Champiñones

El selenio, junto con las vitaminas B riboflavina y niacina, es uno de sus componentes básicos para aumentar las defensas. Son asimismo ricos en polisacáridos, unas moléculas con azúcar que disparan la función inmune.


Espinacas

Aunque tiene vitamina C, no es su principal propiedad. Se recomienda especialmente por sus antioxidantes y beta carotenos, que incrementan la capacidad del sistema inmune para combatir infecciones. Favorecen la división celular y reparan el ADN. Hay que hervirlas muy poco para aprovechar de la mejor manera posible sus beneficios. No es tan conveniente completamente cruda, porque al hervirla aumenta su contenido de vitamina A y se permite a otros nutrientes desprenderse del ácido oxálico.